No es mi intención con-vencerte de nada.

Admito que lo intenté y cada tanto me tienta la idea.

Ahora comprendo. Las palabras no tienen esa función.

***

Tampoco vos intentes con-vecerme de algo.

Dejame lidiar con mis miedos.

Arrastrar mis culpas.

Disfrutar mis ilusiones.

Amar mis días.

***

Perdona si alguna vez quise con-vercerte con mis sensaciones de libertad o con una realidad limitante.

***

Me armo de valor y te permito volar o hundirte.

Al fin y al cabo, en tus elecciones está la persona que amo.